Desarrollo Personal

¡El tamaño de tus sueños!

El tamano de tus sueños

 

“Todos tenemos sueños. Pero para hacer los sueños realidad, se necesita una gran cantidad de determinación, dedicación, autodisciplina y esfuerzo.” (Jesse Owens)

 

Vivo profundamente orgulloso de mis dos abuelas, porque ambas sin haber podido alcanzar un grado universitario fueron mis dos grandes profesoras de la vida. En muchas de las estrategias que promuevo y que también utilizo veo muchos de sus consejos. Soy un amante perdido del liderazgo, he amado el liderazgo desde que le conocí porque lo aprendí de grandes líderes de mi historia. Amo cientos de frases sobre liderazgo, pero para propósitos de este breve escrito, tengo la certeza que esta es la que mejor aplica al tema que intento desarrollar;

 

“El verdadero liderazgo tiene que ver con experiencias humanas. No es una fórmula o un programa, es actividad humana que viene del corazón y considera el de otros. Es una actitud, no una rutina.” (Lance Secretan)

 

Cuando no se tiene la capacidad de entender que el liderazgo proviene de lo profundo de un corazón agradecido, no se puede llegar a ser líder, a lo más que podemos aspirar será a ser un administrador básico. Muchas veces cuando nos enfrentamos a las vidas de los grandes líderes de la historia, nos parece que soñar con alcanzar lo que ellos lograron podría parecer un sueño alocado. Una de las frases que podríamos llegar a decir y que se ha convertido en un “cliché”, es esa que utilizan muchos la mayoría de los autodenominados motivadores de desarrollo personal que dice; “si vas a soñar entonces sueña en grande.”

Esta misma semana mientras me deleitaba escuchando el Facebook Live de mi amiga y profesora la Dra. Marieli Rios, menciono algo que de inmediato activo todas mis neuronas, y me dije, ese es el tema de este sábado. Con mucha sabiduría la Dra. Rios comentaba que una de las principales razones por las cuales hoy existen tantos emprendedores sin dar paso a sus proyectos, es por el miedo a fracasar. Y su mayor miedo ha sido creado por esta misma frase. No damos el primer paso para echar a andar nuestro proyecto, porque no lo vemos tan grande como ese del que nos hablaban los expertos en el  tema de desarrollo. Así que sobre la importancia de manejar el tamaño de nuestros sueños y como convertirlo en una ventaja competitiva  es que te quiero hablar en este escrito.

Ya les he contado en escritos anteriores que mi abuela paterna era la mujer más refranera del mundo. Para cada evento ella tenía un refrán para aplicar, así que hoy voy a utilizar dos de ellos; “grano a grano la gallina va llenado el buche” y “el que mucho abarca poco aprieta.” Como ya ustedes saben en MetamorphosisPR hemos diseñado un programa de desarrollo personal y profesional basado en el concepto que hemos llamado “arquitectura emocional”. Arquitectura, porque nosotros hemos sido llamados a diseñar y construir nuestro futuro, porque como dice nuestro lema; “la vida se trata de hasta donde tú quieras llegar.”

Somos absolutamente conscientes de que el universo siempre actuara como nuestro más fiel aliado y que tambien trabajara para que los vientos de la vida lleven siempre la barca de nuestros más grandes sueños a puertos totalmente seguros. Pero no es un asunto de recostarnos sobre los planes del universo y sentarnos a esperar porque de forma mágica nuestros sueños se hagan realidad. Nos corresponde a nosotros trabajar por hacer realidad esos sueños. Pero con calma mi buen amigo, no es un asunto de soñar con llegar a la luna si aún no sabemos cómo despegarnos del suelo.

 

“Los campeones no están hechos en el gimnasio. Los campeones están hechos de algo que tienen en su interior, un deseo, un sueño, una visión.” (Muhammad Ali)

 

Ser exitoso en la vida no es realizar grandiosas hazañas que nos catapulten al éxito, se trata de ir realizando pequeñas obras de forma grandiosa. Por eso en lugar de enfocarnos en alcanzar grandes sueños, la clave radica en ir trabajando pequeños sueños a la vez, porque sin duda al final juntos se convertirán en ese gran sueño anhelado.

Llegar a ser un corredor de pista y campo de nivel elite no se alcanza en una sola carrera. Una posición elite demanda muchas pero muchas horas de práctica, mucho enfoque en alcanzar la meta, y mucha dedicación, esfuerzo y perseverancia. También demanda una excelente preparación emocional para saber y entender que no siempre ganaremos. Demanda reconocer las fortalezas y las oportunidades de nuestros oponentes, al mismo tiempo que reconocemos nuestras áreas de debilidad y de oportunidad.

 

“Las emociones negativas intensas absorben toda la atención del individuo, obstaculizando cualquier intento de atender a otra cosa.” (Daniel Goleman)

 

Como hemos mencionado antes, una de las cinco columnas sobre las cuales descansa el programa de “arquitectos emocionales” es la del “enfoque”. Como menciona Daniel Goleman en su libro “Focus”, el enfoque no es otra cosa que esa ventaja competitiva oculta que nos conducirá directo a la excelencia. Sin enfoque podríamos diluir nuestro tiempo, fuerzas y pasión a tal nivel que ninguna de nuestras metas pueda lograr ser alcanzada. Por tal razón, la clave para alcanzar grandes sueños (que dicho sea de paso si son alcanzables) es romper ese gran sueño en sueños más pequeños. De esta forma podríamos enfocarnos en cumplir o alcanzar un sueño a la vez y al final sin duda habremos alcanzado ese gran sueño que planificamos.

Desde mi punto de vista uno de los milagros más grande de la naturaleza es el nacimiento de una criatura. Esa larga espera de cuarenta semanas o nueve meses, es realmente en muchos casos agobiante. Pero al final del proceso cuando tenemos a esa hermosa criatura en nuestras manos, entonces entendemos el porqué de cada uno de esos largos días.

Y de eso se trata la vida, de entender que si podemos alcanzar grandes sueños, solo que es mejor ir detrás de cada uno de los pequeños sueños que le componen, para al final sentir ese dulce sabor de la victoria. Sabemos que la razón principal para no emprender es el miedo, pero específicamente miedo a fracasar en el intento de alcanzar ese gran sueño. Cuando decidimos romper ese sueños en pequeñas partes no desaparecen las posibilidades de fracaso, pero reducimos su impacto como resultado del tamaño del sueño que estamos persiguiendo.

Ciertamente con cada fracaso habrá quienes simplemente desistan de seguir intentándolo. Pero también estaremos los que con cada pequeño fracaso vayamos construyendo una sólida coraza que nos permitirá enfrentar el próximo fracaso con más fuerza. Y al final nos daremos cuenta que cada caída solo significa que lo volvamos a intentar pero esta vez de forma diferente.

Todo esto que les acabo de explicar es mi interpretación del refrán de mi amada abuela Angelita cuando me decía; “grano a grano la gallina llena el buche.”

 

«La gente exitosa no le teme al fracaso pero entiende que para aprender y crecer es necesario partir de ahí» (Robert Kiyosaki)

 

Pero de igual forma llegar a alcanzar ese gran sueño no significa que el mismo nos llegara en forma grandiosa. En muchas ocasiones la vida nos regala día a día la realización de uno de nuestros sueños, pero en nuestro afán por alcanzar esos grandes sueños de los que todos hablan, dejamos pasar ese emocionante pequeño momento de éxito. Siempre recuerdo con gran emoción cuando tome la decisión de refrescarme académicamente. Mientras iban completando cada curso me visualizaba cada vez más cerca del esperado día de mi graduación.

Recuerdo que en ocasiones mientras conducía hacia alguna de las oficinas en las que trabajo traía a mi mente ese momento y estallaba en llantos de la emoción al visualizar completado mi gran sueño. Y entonces el día que llego el momento real de mi graduación, comencé a recordar cada uno de aquellas pequeñas celebraciones que había realizado en mi mente. Entonces pude experimentar la más increíble sensación de haber alcanzado aquel gran sueño por el cual trabaje por dos años incansablemente.

Y escuche en mi corazón la voz de mi amada abuela diciéndome; “siempre te dije que el que mucho abarca poco aprieta.”  Y comprendí que el haber ido trazando la ruta hacia aquel gran sueño de mi graduación, me había dado la oportunidad de ir disfrutando del bizcocho pedazo a pedazo. Y es que de eso se trata la vida, de celebrar cada día que el universo nos regala como la más grande bendición. Para otros parecerá la celebración más trivial del mundo. Pero para aquellos que hemos vivido la experiencia de ver como se le va apagando la vida a alguien que amamos, cada día de vida se convierte en la más grande celebración.

Necesitamos aprender que soñar en grande no significa enfocar toda nuestra atención en ese gran sueño del que otros nos han hablado. Muchos de los mal autoproclamados motivadores promulgan que si vamos a soñar o soñamos en grande o no soñemos. Mi vida y mi experiencia me han llevado a  validar que los grandes sueños se alcanzan a través de esos pequeños momentos que van a haciendo de nuestra vida la más grande experiencia.  No se puede pretender lograr volar si antes no sabemos correr, no podemos pretender correr si no hemos antes aprendido a caminar. No se puede pretender alcanzar grandes sueños y grandes éxitos, si antes no aprendemos a ver la grandeza de la vida en la simple sonrisa de un niño, en la dulce caricia de una madre, en el candor de la voz de un anciano, en el dulce cantar de las aves y en el mágico aroma de las rosas.

Aprendamos a manejar el tamaño de nuestros sueños y convirtamos cada pequeño logró en la más grande victoria. Aprendamos que los grandes momentos de la vida son simplemente la acumulación de pequeños maravillosos momentos. No dejemos de soñar jamás y vivamos cada día de nuestra vida con la mayor intensidad posible, como si tuviéramos la certeza de que no habrá un mañana.

 

“Cuando nuestros sueños se han cumplido es cuando comprendemos la riqueza de nuestra imaginación y la pobreza de la realidad.” (Ninon de Lenclos)

 

Por favor si te ha gustado este escrito, al final de esta página no olvides darle “LIKE”, dejar tus comentarios y por supuesto compartirlo para que el mensaje alcance a otros.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.