Desarrollo Personal

¡Cuando nos volvamos a encontrar!

Cuando nos volvamos a encontrar 2

 

“Un verdadero amigo es quien te toma de la mano y te toca el corazón.” (Gabriel García Márquez)

 

Un amigo es sin duda el regalo más valioso que podemos recibir. Los verdaderos amigos estarán a nuestro lado siempre, y no solo cuando estamos en bonanza. La amistad es un regalo muy valioso, así que no se puede esperar de parte de todos. Pero cuando a nuestra vida llega un buen amigo, somos nosotros los responsables de cultivar esa amistad por el resto de nuestra vida. Cuando se es un amigo de verdad, siempre estaremos dispuestos y disponibles para lo que sea necesario, y por el tiempo que así sea necesario. Puedo dar testimonio que mis verdaderos amigos han tocado con su amistad las fibras más profundas de mi corazón.

Durante mis cincuenta y tantas primeras, he visto como se ha hecho realidad esa parte del Padre Nuestro que dice; “líbranos de todo mal y no nos dejes caer en tentación.” Hoy muchos, pero muchos de aquellos que un día creí que eran mis amigos, ya no forman parte de mi vida. Por algún tiempo me entristecí por su partida, sin embargo hoy tengo la certeza que formaron parte de la oración que eleve un día al cielo. Si confiamos en que el universo tiene el control de nuestras vidas, ningún mal permanecerá cerca de nosotros.

“Un amigo es alguien que conoce la canción de tu corazón y puede cantarla cuando a ti ya se te ha olvidado la letra.” (C.S. Lewis)

 

Hay momentos que las circunstancias de la vida ahogan nuestra canción. Todos hemos atravesado por momentos en que como dice el refrán; “no nos huelen ni las azucenas”. Y estos momentos son totalmente normales y aceptables para todos. Hoy en medio de esta difícil situación que atravesamos, parecería que estar triste, desanimado, alterado, temeroso o deprimido fuera un pecado capital. Algunos piensan que el estribillo de “quédate en casa” tiene un carácter mágico. Como si con quedarnos en casa, ningún sentimiento negativo pudiera acercarse a nosotros.

Lejos pero muy lejos, están los que piensen que la cuarentena no guarda relación con este tipo de sentimientos. Sin duda podemos haber atravesado por alguno de ellos, es mas en estos momentos podríamos estar experimentando los efectos de alguno de ellos. Pero, ¿sabe usted que hace la diferencia entre unos y otros? La respuesta es sencilla, para quienes hoy cuentan con al menos un amigo real, aunque se nos haya olvidado la letra de nuestra canción, ellos la seguirán cantando por y para nosotros.

Esta semana una querida amiga y compañera de trabajo me envió el link del video en YouTube de la canción de Carlos Vives junto a Marc Anthony, “Cuando nos volvamos a encontrar.” El mensaje de la canción hablo a mi vida de la necesidad que tenemos TODOS, de dejar de lado todas esas prácticas que se interponen entre nuestra forma de ser actual y nuestra verdadera naturaleza. Nos habla de honestidad, de dejar de fingir ser algo que realmente no somos. Nos habla de esa terrible costumbre de falsa piedad, de fingir que nos interesa el bienestar de nuestro prójimo, y luego salir despavoridos y acaparar todo solo para mí. La canción me habló del fingir para ser alguien que los demás acepten en sus organizaciones. Si usted siente vergüenza de quien es, sus prejuicios e ideas preconcebidas tienen más peso que su verdad. En fin, la canción me hablo de lo que necesito dejar para estar preparado a enfrentar una nueva vida.

 

“La amistad: dos cuerdas entonadas que vibran juntas aunque si están lejanas. Y si se toca una de ellas, la otra también vibra con la misma música.” (Fabrizio Caramagna)

 

Este durísimo proceso por el que estamos atravesando nos mantiene alejados de mucha gente que amamos. Nos ha impedido continuar abrazándonos y nos ha privado del beso incluso de nuestros padres. La canción nos habla precisamente de todo eso que haremos cuando nos volvamos a encontrar. Personalmente tengo una lista de cosas para hacer casi interminable.

Cuando por fin podamos volver a ser libres de expresar nuestro amor por medio de gestos y no de palabras, quiero hacer algo especial. Quiero subirme a mi auto, y conducir a la velocidad límite para llegar lo antes posible para ver, abrazar, besar y bendecir a mis padres. Aquellos que aún tenemos el privilegio de tenerles en medio de nosotros, muchas veces ignoramos su valor porque simplemente están allí. Como dicen en el norte, “we take it for granted”, pero la realidad es que es un inmenso regalo el tenerles. Hacía mucho tiempo que no sentía la necesidad de un abrazo de mis padres, de estar cerca y poder ver con mis ojos que están realmente bien. Después de todo este tiempo, la vida no puede volver a ser igual para nadie. Para quienes logremos pasar al otro lado, el universo nos tiene preparada una nueva vida, una llena del verdadero sentido de estar vivo. Ya nunca más veremos un nuevo día como un simple hecho, cada día que podamos vivir será un nuevo milagro hecho realidad.

Cuando nos volvamos a encontrar y pueda estar cerca de mis amigos, quiero decirles cuanto les amo y cuanto les extrañe. Quiero abrasarles fuertemente y estar así unidos por un largo tiempo. Quiero agradecerles por no haberme dejado solo, por haber mantenido la comunicación siempre. Quiero que salgamos de fiesta a las calles y que entre una y otra copa, repasemos la experiencia vivida y compartamos todo lo que aprendimos de ella. Quiero reír y reír hasta que me duele el estómago, quiero bailar, y cantar karaoke hasta el amanecer. Quiero que sellemos como un pacto nuestra nueva oportunidad de ser amigos. Y quiero reafirmarles que siempre estaré más que dispuesto y disponible para apoyarles en cualquiera de sus necesidades.

Cuando nos volvamos a encontrar quiero hacerle un homenaje al ser que el universo puso en mi camino, para caminar por el sendero de la vida. Quiero expresarle mi agradecimiento por su entrega, compromiso y dedicación  en salvaguardar la seguridad de todos incluida la mía. Quiero decirle lo orgulloso y agradecido que estoy de tenerle. Quiero agradecerle su cuidado, su protección, su apoyo, su paciencia y sobre todo su infinito amor. Quiero repetirle una y otra vez que nunca he tenido la más mínima duda de que es el más hermoso regalo del cielo para mi vida. Quiero reiterarle mi amor, mi compromiso, mi dedicación, mi esfuerzo, mi disponibilidad y mi fidelidad. Quiero que escuche hasta la saciedad que vivo inmensamente orgulloso de tener a mi lado el mejor amigo que haya tenido jamás.

 

“Por esta razón, amigo mío, tengo tanta necesidad de tu amistad. Junto a ti no tengo ya que disculparme, no tengo que defenderme, no tengo que probar nada. Más allá de mis palabras torpes, más allá de los razonamientos que me pueden engañar, tú consideras en mí simplemente al Hombre.” (Antoine de Saint-Exupéry)

 

Cuando nos volvamos a encontrar, cada vez que tenga la oportunidad continuare hablando de la relación especial entre el Universo y yo. A pesar de todos los obstáculos que se me han presentado en el camino, nunca deje ni jamás dejaría de lado nuestra amistad. Hablo de ese amigo que un día se cruzó en mi camino y que como dijo García Márquez; “me tomo de la mano y toco mi corazón.” Cuando tengamos la oportunidad de volver allá, continuare dándole gracias al universo porque ante el ya no tengo que disculparme, no tengo que defenderme, no tengo que probar nada, así como lo escribió  Antoine de Saint-Exupéry en su maravillosa obra, El Principito. Porque sin lugar a dudas, “más allá de mis palabras torpes, más allá de los razonamientos que me pueden engañar, tú consideras en mí simplemente al Hombre.”

Mi más grande amigo, solo ve en mí lo profundo de mi corazón. No me señala por ninguna de mis decisiones, porque solo ve a través de mi alma. No se interpone en la decisión de a quien he decido amar, simplemente porque Él es el amor, y de todos ellos, Él es el más puro y grande amor. No tengo una religión, no visito un templo para adorar, no persigo dogma alguno, no creo en esos castigos de los que hablan otros. No, porque simplemente decidí vivir basado en mi experiencia personal con el cielo.

Cuando nos volvamos a encontrar, veras en mi a alguien que en medio y a través de esta dura experiencia sigue y seguirá eternamente agradecido del favor del universo para con mi vida. Quienes me conocen en realidad, también conocen mi oración por excelencia. Una oración que nació un día en lo profundo de mi corazón. Es una oración que suelo compartir con aquellos que se han convertido en mis amigos. Es la oración que elevo al cielo por aquellos que me han tomado de la mano y han llegado a tocar mi corazón.

Hoy antes de que nos volvamos a encontrar quiero elevar esta oración al cielo por ti y por todos los tuyos;

“Que el universo continúe siendo tu más fiel aliado, que los vientos de la vida lleven siempre la barca de tu alma a un puerto seguro, y que hoy y por la eternidad seas inmensamente feliz.”

¡Y que así nos ayude Dios!

 

Aquí les dejo el link de la canción, “Cuando nos volvamos a encontrar”, para mientras ese momento llega, la disfrutemos juntos.

https://www.youtube.com/watch?v=Geqmpq0tjNU&list=RDGeqmpq0tjNU&start_radio=1

2 comentarios sobre “¡Cuando nos volvamos a encontrar!”

  1. Ufff increíble la forma en que describe lo que realmente debe ser un amigo, en mi caso personal a quien le doy la oportunidad de conocerme realmente sabe lo que doy como amigo, de que varias veces a quien considere amigo (a) me fallaron como tal, pero lo veo como que ya cumplieron su propósito en mi vida y llegó el momento que se alejaran. Y como muy bien dices hay algunos que por la vida tan atareada que llevamos quizás no no comunicamos como debería ser, pero tengo la serteza que al encontrarnos cantaremos y bailaremos la misma canción, hay que valorar a la gente que nos da su amor sin esperar nada a cambio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.