Blog

Desarrollo Personal

De profesión… Papa

Dad & Son

 

“Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo en que tener un piano no lo vuelve pianista.” (Michael Levine)

 

Recientemente me encontré con esta cita en un escrito que llego a mis manos, y de inmediato pensé que podría ser un excelente tema para desarrollar. Mientras volvía a leer la cita, recordé una extraordinaria dinámica que se desarrolló en uno de mis cursos. La misma consistió en determinar si para calificar a alguien de profesional este debe poseer un título universitario

Personalmente no apoye el postulado, a pesar de ser un apasionado por el aprendizaje, y de reconocer que nuestra preparación académica nos puede ayudar a alcanzar nuestros sueños. Desde mi punto de vista no debemos utilizar el nivel de preparación académica para clasificar a alguien como un profesional en su ámbito de trabajo. Tengo varias historias de la vida real, de hombres y mujeres que ciertamente son grandes profesionales y exitosos empresarios en sus áreas y que nunca alcanzaron un grado universitario.

Para mí, quien domine a cabalidad los requisitos indispensables en un área de desempeño es alguien a quien catalogo como un profesional. Ser profesional para mí no es solo educarnos lo más que podamos, ser un profesional es poner alma, vida y corazón en todo lo que se hace. El profesionalismo implica un compromiso con la excelencia.  Pero no necesariamente con hazañas extraordinarias, sino con hacer de forma extraordinaria cada pequeña acción o proyecto.

De la misma forma que completar los cursos de un Juris Doctor sin haber revalidado no lo hacen abogado, haber tenido uno o más hijos no lo convierte a usted en un padre. Padre es un título que solo pueden ostentar aquellos que han demostrado ser dignos de él.

 

Hace un tiempo me encontré con la esposa de un amigo de muchos años. En esta ocasión me encontraba acompañado de mis padres a quienes les presente. Tiempo más tarde, me volví a encontrar con ella y me dijo que su esposo le había compartido que mi papa había fallecido y que ella había quedado totalmente consternada. De inmediato me di cuenta de lo que había ocurrido, y le aclare la información.

Quienes me conocen saben que mi papa biológico a quien todos conocían como “Cheo” falleció hace varios años. A quien yo le había presentado no era mi papa bilógico sino el esposo de mi mama. Solo que ese hombre del cual no llevo su apellido, se ha convertido en mi papa y así lo presento siempre. Ese gran hombre se ha ganado ese título, en primer lugar por quien ha sido con mi madre por tantos años. De igual forma es mi papa, porque hizo de mí y de mi hermana sus hijos y nos ha tratado como tales. Ese hombre ha estado presente en el nacimiento de mis tres sobrinos, y ha sido el mejor abuelo del mundo con cada uno de ellos. De igual forma ha estado en cada momento importante de nuestras vidas. Por todo eso y por mil razones más, orgullosamente puedo decir que Gerardo Rodriguez es mi papa.

 

“No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.” (Friedrich Schiller)

 

Esto es prueba fehaciente de que para ser padre no hay que engendrar, para ser padre solo hay que estar presente y hacer lo que le corresponde hacer. Cuando un hombre se convierte en padre, sus prioridades tienen que cambiar en 360 grados. Aquello con lo que soñé tiene que estar condicionado a las necesidades y responsabilidades que implican la paternidad responsable. Mi buen lector, ser padre no es haberte acostado con una mujer y haber engendrado un ser. Los padres de verdad, siempre pondrán las necesidades de sus hijos por encima de las suyas. Un padre real está presente en cada momento de la vida de sus hijos.

Siempre habrá quien pueda refutar mi opinión, alegando que las herramientas tecnológicas nos pueden acercar aun en la distancia. Mi respuesta para usted es simple, si para usted eso es suficiente, esa es la razón principal por la cual usted, no es un padre de  verdad. Mi amada abuela siempre me decía; “el amor de lejos es amor de pendejos”. Y ella tenía toda la razón, y mi experiencia de vida me lo ha confirmado una y otra vez.

Es muy fácil para ti cantártelas del gran padre, porque llamas  a tus hijos con frecuencia (si es que lo haces). Es muy cómodo sentarse frente a un teléfono inteligente, una tableta, o una computadora y tener una video llamada. Sabes que mi cariñito, eso es lo mismo que ir a un juego y sentado en las gradas pretender que el equipo gane el juego. No amigo mío eso no funciona así, para pretender ganar hay que tirarse a la cancha a jugar. Cuando sudes, correas, te fatigues, te agotes y ya no puedas más, entonces hablamos de si el juego era fácil o difícil.

Doy Gloria a Dios por cada padre que ha cumplido con todas y cada una de las responsabilidades. Exalto las vidas de todos esos hombres que han sabido poner las necesidades de sus hijos por encima de las de sus sueños. Bendigo la vida de todos esos hombres que han puesto alma, vida y corazón para que sus hijos se sientan orgullosos de ellos. Aplaudo toda esa gesta que han realizado en pos de que sus hijos experimenten su abrazo y sus palabras de aliento todas las veces que les han necesitado. Les reconozco como los héroes de hoy, por ser ese ejemplo que sus hijos querrán emular, como ese hombre fajón que hace lo que sea necesario por la seguridad emocional de sus hijos.

 

“Mucho tienen que hacer los padres para compensar el hecho de tener hijos.” (Friedrich Nietzsche)

 

Para ti, que se te han olvidado tus responsabilidades también tengo unas palabras. Recuerda que la vida se trata de la ley de la siembra y la cosecha. Si lo que has sembrado es ausencia en la vida de tus hijos, no pretendas que mañana sean ellos los que te acompañen en tus días de soledad. Si para ti ser padre es proveer (cuando te acuerdas) algo de ayuda económica, no pretendas que mañana tus hijos cubran tus necesidades cuando no tengas con que sustentarte. Si eres de los que llamas cuando tienes tiempo y les haces mil promesas que nunca cumples, entonces mañana no esperes que ellos te visiten en tu vejez, ni que cumplan las promesas que te hagan.

Hoy sería un excelente día para que comiences a ser un padre de verdad. Hoy es un excelente momento para sentarte y reajustar tus prioridades. Aun estas a tiempo de cambiar el destino de tus días. El universo te está dando la oportunidad de restablecer relaciones destruidas, acciones negativas, ausencias en momentos de necesidad y amor en lugar de soledad.

Solo recuerda que alcanzar ser Padre de Profesión, depende exclusivamente de ti.

 

“Prudente padre es el que conoce a su hijo.” (William Shakespeare)

 

Sin categoría

Mi Inquebrantable Palmera

Palmeras

“Todo lo que soy y espero ser, se lo debo a mi Madre.”

(Abraham Lincoln)

De niño recuerdo que cuando alguien se sentía triste, desanimado, frustrado o inseguro, era común escuchar una frase que decía algo así como; “no hay tiempo para tristezas, nacimos para ser como los robles, arboles grandes, fuertes y resistentes.” O sea, que se nace para crecer de forma majestuosa, y en nuestro tiempo proveer sombra a los hombres y ramas para que las aves construyan sus nidos en un ambiente seguro. Y por mucho tiempo esa frase calo en muchos de nosotros y crecimos y dimos sombra para el descanso de algunos y apoyo para la realización de otros.

Pero cada tiempo trae consigo sus propias necesidades, así que aquello que ayer nos hacía fuertes posiblemente hoy nos haga inadecuados. Los tiempos que nos han tocado vivir exigen de nosotros que aprendamos a ser cada día más flexibles y versátiles. La rigidez que en el pasado nos proporcionó la capacidad de resistir los embates de la vida, hoy podría ser nuestra principal razón de quebrantamiento. Hoy se necesita de una mayor capacidad de adaptación a los cambios en todos los aspectos. Para sobrevivir hoy necesitamos estar dispuestos a evolucionar y adaptarnos.

La naturaleza misma es la más grande escuela para aprender todo lo que necesitamos  para lograr subsistir, ante los cambios que se vivimos actualmente y los que están por llegar.  Uno de los mejores ejemplos que nos ofrece la naturaleza para ejemplificar la capacidad de versatilidad y flexibilidad de la que hablo, es la evolución que por siglos han tenido las palmeras. Habiéndose convertido hoy en uno de los elementos naturales más resistentes ante las inclemencias del tiempo.

Las palmeras no solo adaptaron su sistema de raíces, también adaptaron el desarrollo de sus troncos y como si no fuera suficiente con esto, también abrazaron la evolución en sus ramas y sus hojas. Es por esto que hoy por hoy tras el paso de una terrible tormenta, quizás podamos ver muchas de ellas un tanto dobladas y con sus hojas enredadas. Pero sin duda que en muy poco tiempo las volvemos a ver erguidas, estoicas, y con sus ramas  y hojas más que dispuestas para el próximo embate.

La historia adjudica a Santo Tomas la frase que dice; “ver para creer.” Así que para aquellos que no están tan seguros de la información que les acabo de compartir, les voy a contar una historia. Hoy les quiero compartir la historia de “Mi Inquebrantable Palmera.”

Hace algunos años nació una pequeña palmerita que no tenía idea en lo que finalmente terminaría convirtiéndose. Nació en un hogar humilde, producto del amor de sus padres. Pero el destino ya tenía programada muchas vivencias para hacerle crecer fuerte y al mismo tiempo flexible. A muy corta edad, el Capitán de la barca del destino decidió llegar y tomar con él a su amado padre.  Así la pequeña palmera creció bajo la sombra y tutela de su madre. Siempre fue diferente, enfocada, dedicada, emprendedora y valiente. La vida no le había dado espacio para los miedos, había que crecer y madurar a la mayor brevedad, si no quería que las malas yerbas la cubrieran.

Ya había llegado el tiempo de mostrar sus primeros ramos y lucían muy atractivos. Así un día el amor llego a su puerta y la joven palmera decidió darle una oportunidad al amor.  Aquel amor le llevo a tomar la más grande dedición de su vida, casarse y traer al mundo otras pequeñas palmeras. Desde cierta perspectiva el amor le jugó una mala pasada y como ya lo había planificado el destino ella, se quedó sola con sus tres pequeñas palmeras.  Ciertamente no fueron tiempos tan fáciles pero tampoco tan difíciles, porque a su lado siempre estuvo el apoyo y la protección de su madre y el apoyo igualmente de su suegra.

Con todo el esfuerzo y sacrificio del mundo llevo adelante sus tres pequeñas palmeras y parecía que todo iba como ella lo había soñado. Pero un domingo su segunda palmera salió con unas amigas, para encontrarse con otro plan del destino. Aquella salida resulto en un evento confuso que le llevo a un accidente que desemboco más tarde en que el Capitán de la barca del destino le invitara hacia un viaje sin regreso. Aquel evento desato los más terribles y destructores vientos en la vida de la inquebrantable palmera.

Pero ese mismo evento la llevo a descubrir su fuerza, su flexibilidad, su entereza, su compromiso con la vida y su valor como palmera madre. Cuando parecía que los vientos la habían quebrantado y tírado para siempre al suelo, poco a poco ella comenzó a dar muestras de que volvería a ponerse en pie.  Sin duda fueron momentos difíciles, muy difíciles para una madre que soñaba solo con ver a sus palmeritas crecer y dar frutos al ciento por uno. Sus otras dos palmeras estuvieron a su lado en todo momento, pero la vida de cada uno tenía que continuar. Así que,  un buen día su palmera mayor le confesó que había decidió irse de aquella tierra donde había vivido toda su vida.

Aquella parecía no haber sido la mejor decisión pero igualmente madre palmera respeto y le dio paso a su propuesta. Poco más tarde su pequeña y mimada palmerita también anunciaba que tomaba la decisión de realizar su vida. Así que con la salida de sus dos hijos, ella le dio una nueva oportunidad al amor y comenzó una nueva y maravillosa vida al lado de un palmero excepcional.  Pero mama palmera nunca ha cesado en procurar el bienestar para sus dos palmeras y las tres palmeritas producto de su pequeña y mimada palmera menor.

Hay una increíble alabanza que dice “todo se lo debo a Él.” Yo no tengo la menor duda de que todo lo que haya podido alcanzar y que todo lo que logre alcanzar en el futuro, todo se lo deberé a la misericordia del universo para con mi vida. Pero sin duda alguna, ese universo infinito, ha utilizado poderosas herramientas para hacerme alcanzar cada peldaño que haga logrado alcanzar. Y sin duda una de ellas y una de las más importantes ha sido mi adorada madre a quien hoy le he querido llamar Mi Inquebrantable Palmera.

Hoy que en muchos lugares del mundo se celebra el Día de la Madre, quiero honrarte a ti querida madre con este escrito. Tu vida, tu entrega, tu compromiso, tu dedicación y sobre tu amor, son una de mis más grandes inspiraciones. Tu valentía ante la vida para enfrentarte sola con tres hijos y hacer que los que hoy estamos a tu lado seamos dos personas de bien, es simplemente admirable. Tu dedicación, esfuerzo y compromiso con nuestro desarrollo me han llevado a abrazar los conceptos de desarrollo personal y empatía. Tú sembraste en mí el amor por servir a otros, pero no desde el escenario sino desde bambalinas allí donde nade nos ve. Mi enfoque absoluto hacia la excelencia es producto de tus constantes consejos cuando me decías; “en la vida todo lo que hagas hazlo con la más grande pasión, porque si fueras a ser barrendero, entonces debes ser el mejor de los barrenderos.”

Tu fuerza y determinación al superar la partida de mi hermano, me enseñaron que tenemos que aceptar que en la vida solo ocurre lo que estaba determinado ocurrir. Me enseñaste que la vida no se puede vivir sumergidos en el dolor de lo que no está en nuestras manos controlar. Me enseñaste que no hay tiempo para el papel de la víctima buscando la atención de otros. Aprendí que en la vida no todo suele ser como esperábamos, pero eso no significa que no podamos hacer limonada con los limones que nos lanza la vida.

Te agradezco amada madre por el privilegio de poder llamarme tu hijo. Te doy gracias por todas las noches que perdiste junto a mi cuando enfermaba. Gracias por no darme todo lo que quería sino por darme todo lo que sabias que me haría convertirme en el hombre que hoy soy. Gracias por tu respeto a mis decisiones, porqué a pesar que algunas de mis decisiones no eran parte de tus planes, entendiste que en mi vida quien tiene la autoridad para tomar decisiones soy yo mismo. Sin temor a equivocarme si hoy muriera y el cielo me permitiera volver y escoger quien sería mi madre, por supuesto que con los ojos cerrados tú lo volverías a ser.

Que universo continúe siendo tu más fiel aliado, que los vientos de la vida lleven la barca de tu alma siempre a puertos seguros y que hoy y por la eternidad seas inmensamente feliz.

¡Feliz Día de las Madres mi amada madre!

Desarrollo Personal

¡Como las Flores!

Como las flores 4

 

“Cuando naces como una flor de loto, sé una hermosa flor de loto, no intentes ser una flor de magnolia. Si anhelas la aceptación y el reconocimiento, y tratas de cambiarte a ti mismo para adaptarte a lo que otras personas quieren que seas, sufrirás toda tu vida.” (Nhat Hanh)

 

Sin lugar a dudas muchos de nosotros en algún momento hemos al menos intentado ocultar algo de nuestra vida por temor al qué dirán. Hoy quiero hablar acerca de la absurda idea de ocultar esas cosas que nos harán diferente ante los demás. Quisiera hablar acerca de las terribles consecuencias del intentar fingir ser quienes no somos solo por lograr ser aceptados por otros. Quiero hablar sobre todo lo que podemos alcanzar con solo reconocer, aceptar y defender el ser diferentes, especiales, raros, o poco convencionales. Porque el mundo sería absolutamente aburrido si no existiera una enorme variedad de flores, para que cada cual escoja la que mejor vaya con quien es en realidad.

Seguir leyendo «¡Como las Flores!»

Desarrollo Personal

¡Dejando Huellas!

Atardecer hermoso

 

“Todos moriremos algún día Freeman, eso no lo puedo controlar. Pero lo que sí puedo controlar es como van a recordarme después de mi muerte.”

 (Madam C.J. Walker)

 

La muerte para muchas personas es un tema algo un tanto difícil de manejar. En mi opinión guarda relación con el significado que nosotros le damos  a la muerte. Sin lugar a dudas, la posición del mundo occidental ante este proceso es muy diferente a al pensamiento sobre la muerte en muchas culturas de oriente. En este tiempo que nos ha tocado vivir, constantemente se habla sobre las muertes como parte de la crisis que atravesamos. Pero hoy en realidad no pretendo dedicar mi escrito al concepto de la visión sobre la muerte. Quiero dedicar este espacio, al concepto de nuestra huella en la vida. Quiero hablar acerca de esa herencia que todos estamos llamados a dejar, como parte de nuestro paso por la vida física. Hoy es un buen día para meditar sobre la forma en la que queremos que los demás nos recuerden, cuando nuestro tiempo en este plano se allá completado.

Seguir leyendo «¡Dejando Huellas!»

Desarrollo Personal

¡Cuando nos volvamos a encontrar!

Cuando nos volvamos a encontrar 2

 

“Un verdadero amigo es quien te toma de la mano y te toca el corazón.” (Gabriel García Márquez)

 

Un amigo es sin duda el regalo más valioso que podemos recibir. Los verdaderos amigos estarán a nuestro lado siempre, y no solo cuando estamos en bonanza. La amistad es un regalo muy valioso, así que no se puede esperar de parte de todos. Pero cuando a nuestra vida llega un buen amigo, somos nosotros los responsables de cultivar esa amistad por el resto de nuestra vida. Cuando se es un amigo de verdad, siempre estaremos dispuestos y disponibles para lo que sea necesario, y por el tiempo que así sea necesario. Puedo dar testimonio que mis verdaderos amigos han tocado con su amistad las fibras más profundas de mi corazón.

Durante mis cincuenta y tantas primeras, he visto como se ha hecho realidad esa parte del Padre Nuestro que dice; “líbranos de todo mal y no nos dejes caer en tentación.” Hoy muchos, pero muchos de aquellos que un día creí que eran mis amigos, ya no forman parte de mi vida. Por algún tiempo me entristecí por su partida, sin embargo hoy tengo la certeza que formaron parte de la oración que eleve un día al cielo. Si confiamos en que el universo tiene el control de nuestras vidas, ningún mal permanecerá cerca de nosotros.

Seguir leyendo «¡Cuando nos volvamos a encontrar!»

Desarrollo Personal

“Yo sé que El, no nos dejara”

Image

 

“Cuando sientas que todo se pone en tu contra, recuerda que un avión despega contra el viento, no a favor.” (Henry Ford)

 

¿Por favor levanten la mano aquellos que en su bicicleta se dieron una estrepitosa caída? Perfecto, ahora bien, por favor alguno de ustedes contésteme que lo motivo a dejar el suelo, aun cuando tenían las rodillas laceradas, los brazos llenos de moretones y muy probablemente hasta uno que otro cantazo en la cara. Te pregunto, ¿Por qué te levantaste del suelo? No tengo duda que las contestaciones serán variadas y todas ellas enmarcadas en nuestras vivencias personales.

De levantarnos como lo hace el Junco y de cómo NO convertirnos en víctimas de las situaciones, hablamos hoy en mi Blog.

 

“De eso se trata, de coincidir con gente que te haga ver las cosas que tú no ves. Que te enseñe a mirar con otros ojos.” (Mario Benedetti)

 

Los procesos de duelo son parte esencial de la vida, porque durante toda ella nos enfrentaremos a muchos momentos de perdida. Perderemos de todo, desde familiares, amores, amigos, trabajos, relaciones de todo tipo, mascotas y por supuesto podríamos perder la libertad. Este tiempo que nos han tocado vivir nos ha hecho experimentar el valor de la libertad. El poder que tiene el ser libres, no solo de ir a donde queramos, más importante aún nos ha enseñado lo que la libertad trae consigo. Libertad para abrazar al otro, para besar al otro, libertad para sentarnos juntos a platicar, libertad para reunirnos y celebrar la vida, libertad para hacer lo que nos apasione hacer.

En medio de un proceso de perdida como el que estamos atravesando, es importante identificar a quien escuchar, a quien seguir, es importante que tengamos la certeza de en quien confiar. Uno de los lideres, motivadores, conferenciantes y maestros más grande de la historia dijo y cito; “Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.”  En momentos de perdida es importante reconocer quienes verdaderamente se han mantenido a tu lado. En momentos de dificultad los amigos siempre se separan de los conocidos. Los amigos siempre buscaran la forma de mantener el contacto contigo, los demás buscaran mil excusas para explicar porque no estuvieron.

De eso se trata la vida, de rodearnos de gente que corra bici con nosotros, pero que estén dispuestos a que cuando dos demos una aparatosa caída, también estén a nuestro lado extendiendo su mano para apoyarnos y ayudarnos a levantar. Si tratara de enumerar las veces que me he caído no terminaría nunca. Mi vida ha sido eso, caer y volverme a levantar, son todas las veces que aquellos a quienes he llamado amigos han estado a mi lado, y es simple, han estado siempre. Y no solo me han extendido su mano para levantarme del suelo, han estado conmigo curando mis heridas y animándome a seguir adelante. Esa es la gente que no puedes permitir que se vayan de tu vida, esa es la gente que sin duda tienes que tener en gran estima. Yo por mi parte, hoy le doy gracias a todos por estar a mi lado siempre que les he necesitado, y quiero agradecer igualmente al cielo por su fidelidad.

Gracias, porque si hoy estoy de pie, es porque Tu Gracia me ha sostenido.

 

“No hay nada en la vida que no contenga sus lecciones. Si estás vivo, siempre tendrás algo para aprender.” (Benjamín Franklin)

 

Cada caída traerá consigo una nueva lección, algo nuevo que conocer, alguien nuevo a quien escuchar, y una nueva experiencia de vida. De eso se trata la vida, de aprender cada día de cada experiencia que afrontamos. Así que, de eso se trata este proceso por el que estamos atravesando, de aprender, de aprender y de seguir aprendiendo. Necesitamos aprender a seguir viviendo con lo necesario, a aprender a darle prioridad a lo que realmente es importante en la vida. Necesitamos aprender el poder que tiene un abrazo, un beso, una caricia, una palabra de aliento, un buenos días, una sonrisa y un te quiero al oído.

No podemos fracasar en la prueba, tenemos que aprobarla y salir al mundo a demostrar todo lo que hayamos aprendido. Tenemos una excelente oportunidad en nuestras manos para transformar nuestras vidas. Tenemos que hacer que este tiempo de duras pruebas, saque lo mejor de cada uno de nosotros. Estamos aprendiendo a ser más responsables con el medio ambiente, por favor no volvamos luego a ignorar la enseñanza. Estamos aprendiendo a reconocer la poderosa función de nuestra gente en las diferentes agencias de servicio. Estamos aprendiendo a reconocer que las fuerzas de seguridad no están allí para complicarnos la vida. Ese grupo de hombres y mujeres están exponiendo sus vidas para asegurar que la nuestra este segura. Sin duda, que hemos tenido que haber aprendido el increíble valor de todos los miembros de los servicios de salud, pero no solo médicos y enfermeras. Cuando les veamos en la calle, no olvides darles un fuerte aplauso a los tecnólogos médicos, técnicos de terapia respiratoria, personal de limpieza, personal de ambulancia, etc.

En fin, que esta experiencia de vida nos haga recapacitar sobre la obsolescencia de los llaneros solitarios, el futuro depende del trabajo en equipo. Aprendamos a eliminar la raíz del concepto de silos, y abracemos la colaboración total. Reconozcamos que solo se nos hará mucho más difícil, pero que si nos unimos, juntos alcanzaremos logros que nunca hubiésemos pensando alcanzar.  No dejemos que esta dura experiencia solo sea una experiencia más.

 

“Usted puede estar ciego y ver cada día como los demás. Pero cada día es diferente, cada día trae un milagro en sí mismo. Es sólo cuestión de prestar atención a este milagro.” (Paulo Coelho)

 

Si usted está leyendo esta reflexión sin duda, puede considerarse que está viviendo en medio de un milagro. Porque tener el privilegio de despertar con vida en medio de la situación actual es un poderoso milagro. Nos hemos acostumbrado a definir un milagro como un evento incapaz de ser explicado por la ciencia. Para muchos de nosotros los milagros son eventos que solo les ocurren a personas especiales. Hemos perdido de perspectiva que la vida misma representa el más grande de todos los milagros.

En medio de esta crisis, hemos conocido de un gran número de personas en todas partes del mundo que han perdido la batalla y para quienes han finalizado su vida terrenal. Pare ellos, simplemente el tiempo asignado para su presencia física se completó y deben moverse a la próxima fase de sus vidas. Pero aun en medio de las miles de muertes, la vida sigue hoy en pie. Todos los días, en todas partes del mundo se celebra la llegada de una nueva criatura a este mundo. Y no me refiero exclusivamente al nacimiento de seres humanos, cada vida que nace es parte de un nuevo comienzo.

Este tiempo de crisis es una excelente oportunidad para entender en profundidad, la cita inicial de este escrito; “Cuando sientas que todo se pone en tu contra, recuerda que un avión despega contra el viento, no a favor” (Henry Ford). Para muchos de nosotros parecería que el mundo se ha volcado en nuestra contra. Parecería que el universo quisiera acabar con nosotros, porque son muchos los que hoy no tienen empleo, no están devengando ninguna entrada económica, pero sus compromisos económicos siguen allí, esperando por ser cumplidos.

Este es el tiempo de demostrar en quien tú has creído, donde tienes puesta tu fe y tu esperanza. Este es un buen momento para que demostremos porque nos negamos a quedaros en el suelo. Existe una planta que tienen presencia en muchas partes del mundo, se le conoce como Junco (Juncus effusus Spiralis), es una planta acuática capaz de resistir el embate del viento y las inclemencias del tiempo. Esta planta tienen entre varias dos importantes características; la primera es que cuenta con tallos trígonos (los cuales poseen 3 tres caras), erguidos y de bordes redondeados, la segunda es que requiere de una gran cantidad de agua, un alto aporte de sol y un adecuado resguardo durante las temporadas de heladas.

Estas características me llevan a pensar en mí, porque sin duda soy un ser integral que depende de mantener y sostener los tres elementos que me componen; cuerpo, alma y espíritu. Y de igual forma soy un ser que depende de esa agua fresca que brota del manantial del inmenso amor de Dios. Como el junco, necesito de luz no solo para calentar mi cuerpo sino para saber qué camino tomar en medio de la oscuridad de esta crisis. Y por último, pero jamás menos importante, necesito de su calor para no morir congelado en medio del frio de la desesperanza, el temor, la duda, la frustración y la melancolía.

Te invito a que seamos como el junco, que sin importar cuando duros sean los vientos después que haya pasado la tormenta volvamos poco a poco a nuestra posición recta. Seamos como el junco trabajando para proveer sustento a nuestro cuerpo de la misa forma que proveemos alimento al alma y al espíritu. Reconozcamos que sin el agua que brota de la fuente inagotable moriremos a mitad del camino. Seamos como el junco que depende de su luz para poder seguir viviendo.

En medio de esta crisis yo me he mantenido escuchando la misma expresión una y otra vez;

“Si hasta aquí nos trajo Dios, sé que no nos dejara.”

 

Me encantaría que utilizaras el buzón de comentarios y me dejes saber tu retroalimentación sobre las ideas presentadas. Y por favor si te gusto dale LIKE y por supuesto compártelo con todos aquellos que pienses pudieran ser bendecidos con esta información.