Desarrollo Personal

¡Dejando Huellas!

Atardecer hermoso

 

“Todos moriremos algún día Freeman, eso no lo puedo controlar. Pero lo que sí puedo controlar es como van a recordarme después de mi muerte.”

 (Madam C.J. Walker)

 

La muerte para muchas personas es un tema algo un tanto difícil de manejar. En mi opinión guarda relación con el significado que nosotros le damos  a la muerte. Sin lugar a dudas, la posición del mundo occidental ante este proceso es muy diferente a al pensamiento sobre la muerte en muchas culturas de oriente. En este tiempo que nos ha tocado vivir, constantemente se habla sobre las muertes como parte de la crisis que atravesamos. Pero hoy en realidad no pretendo dedicar mi escrito al concepto de la visión sobre la muerte. Quiero dedicar este espacio, al concepto de nuestra huella en la vida. Quiero hablar acerca de esa herencia que todos estamos llamados a dejar, como parte de nuestro paso por la vida física. Hoy es un buen día para meditar sobre la forma en la que queremos que los demás nos recuerden, cuando nuestro tiempo en este plano se allá completado.

Seguir leyendo «¡Dejando Huellas!»

Desarrollo Personal

¡Cuando nos volvamos a encontrar!

Cuando nos volvamos a encontrar 2

 

“Un verdadero amigo es quien te toma de la mano y te toca el corazón.” (Gabriel García Márquez)

 

Un amigo es sin duda el regalo más valioso que podemos recibir. Los verdaderos amigos estarán a nuestro lado siempre, y no solo cuando estamos en bonanza. La amistad es un regalo muy valioso, así que no se puede esperar de parte de todos. Pero cuando a nuestra vida llega un buen amigo, somos nosotros los responsables de cultivar esa amistad por el resto de nuestra vida. Cuando se es un amigo de verdad, siempre estaremos dispuestos y disponibles para lo que sea necesario, y por el tiempo que así sea necesario. Puedo dar testimonio que mis verdaderos amigos han tocado con su amistad las fibras más profundas de mi corazón.

Durante mis cincuenta y tantas primeras, he visto como se ha hecho realidad esa parte del Padre Nuestro que dice; “líbranos de todo mal y no nos dejes caer en tentación.” Hoy muchos, pero muchos de aquellos que un día creí que eran mis amigos, ya no forman parte de mi vida. Por algún tiempo me entristecí por su partida, sin embargo hoy tengo la certeza que formaron parte de la oración que eleve un día al cielo. Si confiamos en que el universo tiene el control de nuestras vidas, ningún mal permanecerá cerca de nosotros.

Seguir leyendo «¡Cuando nos volvamos a encontrar!»

Desarrollo Personal

¿Qué hago con mis sueños?

 

“Nos podemos quejar porque las rosas tienen espinas o alegrarnos porque las espinas tienen rosas.” (Abraham Lincoln)

 

Aquellos que llevan un tiempo siguiendo mis escritos, pueden dar fe de que soy alguien que prefiere ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío. El pesimismo no es una de las características que podrían describirme. Pero mis escritos no son solo para aquellos que hemos decido asumir siempre una actitud positiva ante la adversidad. Por el contrario, a los positivos ya los tengo de mi lado, mi llamado ha sido para alcanzar aquellos que no logran ver la otra cara de la moneda.

La pasada reflexión; “Que nunca termine su cuarentena”, fue todo un éxito. Y esto amado mío, me produce una satisfacción inmensa, porque me da la certeza de que el mensaje toco la vida de muchas personas, y esa era mi principal intensión. Entre los cientos de comentarios que recibí, hubo uno que me hiso reflexionar profundamente, el comentario dice y cito; Esta cuarentena solo sirve para no enfermarnos. Cuando esto termine, todo volverá a ser igual. No ROMANTICEMOS al Coronavirus.”

Así que, de cómo ver el otro lado de la moneda, de cómo dejar de escuchar solo a Caperucita y creernos que el Lobo siempre fue el malo, y de cómo no dejar atrás nuestros sueños, porque algunos que prefieren vivir presos del negativismo, de eso es que hoy vengo hablando.

 

“Si te dieses cuenta de lo poderosos que son tus pensamientos, nunca tendrías un pensamiento negativo.” (Peace Pilgrim)

 

Uno de mis primeros escritos fue titulado; “Una Refrescante Limonada”. La misma trata precisamente de esa actitud que estamos llamados todos de asumir ante la adversidad. Trata de cómo hacer una rica y deliciosa limonada con los limones que nos lanza la vida de vez en cuando. Porque lamento muchísimo dejarte saber, que en esta vida las experiencias difíciles estarán siempre presentes. Lo que marca la diferencia entre los que seguimos adelante y nos enfrentamos con coraje ante la adversidad y los que deciden permanecer sumergidos en su miseria, es nuestra actitud.

Un poderoso libro que me gusta citar con mucha frecuencia dice; “por sus frutos los conocerán”, también dice; “de la abundancia del corazón habla la boca”, y esta es mi favorita; “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de poder, de amor y de buen juicio.” Con esta expresión podría culminar mi escrito y me sentiría absolutamente satisfecho, porque no existe una verdad más poderosa que esa. Aquellos que hemos profundizado en su sabiduría, sabemos que al oro se le prueba bajo un intenso fuego, a muy altas temperaturas y dentro de un horno que no permite que penetre ninguna corriente de aire frio. Solo así, ese precioso metal se desprende de toda contaminación, para que al final se obtenga una absoluta pureza.

Quedarnos sumergidos en medio de mensajes derrotistas, negativos, y desalentadores no es de valientes. Quienes sabemos en quien hemos confiado, tenemos la absoluta certeza que saldremos de esta prueba de fuego fortalecidos. No existe necesidad alguna para promover esa propaganda de histeria y descontrol. Hagamos uso del poder de la palabra y utilicemos las palabras para brindar esperanza, paz y sosiego. Demos testimonio de la fuerza que siempre nos ha mantenido y nos mantendrá de pie siempre.

 

“Nuestras creencias sobre lo que somos y lo que podemos ser determinan con precisión lo que podemos ser.” (Anthony Robbins)

 

Lo que usted y yo creamos que somos capaces de alcanzar será lo único que alcanzaremos. Solo llegaremos hasta la meta que nos hayamos impuesto, porque una vez determinada la meta, nuestro ser le define como la delimitación de nuestro proceso. Desde una perspectiva de desarrollo académico, si usted piensa que solo necesita completar un curso técnico, pues bien esa será su meta y listo. Y eso está perfecto, porque usted ha decidido que para sus planes futuros esa preparación es más que suficiente. Por otra parte, para quienes sus planes futuros le demandan un mayor grado de preparación, necesitan perseguir y alcanzar la misma para lograr al final completar su plan para el futuro.

El denominador común entre ambos es el estar convencidos de hasta dónde quieren llegar. Pero para llegar a alcanzar sus planes, será necesario que confíen plenamente en la capacidad que ha puesto el universo sobre sus vidas. Para llegar a la meta, sea que esta esté a una o a veinte millas de distancia, se necesita solo lo mismo, un espíritu sin temor, confiado en que si se puede, y que si se lograra la meta propuesta. Necesitamos ACTIVAR ese espíritu de poder del que habla ese gran libro.

 

“No puedo cambiar la dirección del viento, pero puedo ajustar mis velas para llegar a mi destino.” (Jimmy Dean)

 

Sin duda, no podemos romantizar al coronavirus, y esa nunca ha sido mi intención. Yo no soy de los que gusta darle parte a quien no tiene ni parte ni suerte en mi vida. Durante mucho tiempo milite en diferentes organizaciones religiosas. Y en la mayoría de las ocasiones salí corriendo de ellas, cuando me percataba que se le daba más parte a la discusión del diablo y los demonios que a quien estaba sobre cualquiera de ellos. Hace mucho tiempo aprendí que nosotros no podemos evitar que las aves revoloteen sobre nuestras cabezas, lo que si podemos evitar es permitir que esas aves hagan nido en ellas.

No llegamos a donde planificamos llegar, porque dejamos que por el camino las ideas, pensamientos, prejuicios y temores de otros llenen nuestras cabezas. No asumo una actitud positiva ante la crisis, porque en lugar de desarrollar mis propias ideas y conceptos basados en lo que yo mismo descubro, tomo decisiones basadas en la información que otros comparten. Yo no tengo la capacidad de controlar el contagio de otros, yo tengo el control de evitar mi contagio. Pero más allá del contagio del virus, yo tengo la capacidad de evitar ser contagiado con el afán de pensamientos derrotistas y de actitudes de pobreza de espíritu.

No es un asunto de emprender una lucha contra la dirección del viento, es más un asunto de tomar conciencia de que debo hacer, cuales son los ajustes que necesitan las velas de mi barca, para que al final yo pueda llegar a puerto seguro.  Este es un buen momento para que dejemos atrás todo pesimismo y cobremos conciencia de que nuestro futuro está en nuestras manos. Esta nueva crisis es real, pero no puede convertirse en la razón por la cual yo tenga que dejar atrás todos mis sueños, metas y anhelos.

Si alguien me preguntara ¿Qué vas a hacer con tus sueños?, mi respuesta seria la misma que antes de que comenzara esta crisis. Con mis sueños estoy haciendo lo que siempre he hecho, trabajar duro e incansablemente por ellos. La cuarentena para mí solo es una pequeña bolsa de jugosos limones que les voy a convertir en la más fresca y deliciosa de las limonadas.  Mis sueños están aquí vivos, conmigo y junto a mí, ninguno de ellos se ha visto afectado o he pensado siquiera en desistir de alcanzarlos.

¿Cuándo terminara este proceso?, eso no es algo que este bajo mi control. Pero mientras sigue pasando el tiempo, yo estoy encargado de mis proyectos, de mis metas, y de mis sueños. Para evitar caer preso de pensamientos negativos y derrotistas evito ser parte de los que están viviendo su vida basada en la crisis. Porque sin lugar a dudas, de todo lo que pudiéramos perder durante esta dura prueba, lo único que no regresara es el tiempo. Así que, que yo he decido poner mi confianza en aquel que me dijo que estará conmigo todos los días de mi vida hasta el fin de los tiempo. Tengo la absoluta fe que todo pasara y que sus promesas me alcanzaran como ha ocurrido siempre.

Yo no sé en quien tú has tomado la decisión de creer, al final es una decisión muy personal y no debe ser influenciada por nadie. Pero si yo te voy a confesar en quien estoy confiando y porque no he renunciado ni renunciare jamás a mis sueños. Yo estoy confiando en aquel que  no nos ha dado un espíritu de temor, sino de poder, de amor y de buen juicio.

 

“Solo los que intentan lo absurdo pueden lograr lo imposible.” (Albert Einstein)

 

Me encantaría que utilizaras el buzón de comentarios y me dejes saber tu retroalimentación sobre las ideas presentadas. Y por favor si te gusto dale LIKE y por supuesto compártelo con todos aquellos que pienses pudieran ser bendecidos con esta información.

Desarrollo Personal

¿Y mañana que?

palomas-amanecer-2-copia

«La permanencia, perseverancia y persistencia a pesar de todos los obstáculos, desalientos e imposibilidades: es eso lo que distingue las almas fuertes de las débiles.”

(Thomas Carlyle)

Durante este proceso de cuarentena (Lockdown) mi musa no ha querido descansar, de cada experiencia vivida me surge una nueva idea de un tema para compartir. Posiblemente porque mi proceso de cuarentena me ha llevado a comenzar a trabajar a las 7:00am y en ocasiones darme cuenta de que son las 6:30pm y aún sigo conectando, constando algún correo que llego de repente. Yo no estoy de vacaciones, no estoy disfrutando de tiempo compensatorio, ni estoy sentado pensado que con que me voy a entretener mañana. En mi caso simplemente incremente los días regulares de “Home Office”, y elimine las visitas a la oficina temporeramente.

Hoy, luego de una breve conversación con una querida amiga y compañera de maestría,  al finalizar nuestra conversación, mi musa (que se llama Nina) me grito, ¿Y mañana qué?

Seguir leyendo «¿Y mañana que?»

Desarrollo Personal

¡Que nunca termine su cuarentena! Mi

IMG_7572

 

“La vida no se trata de encontrarse a sí mismo. La vida trata sobre crearse a sí mismo.”  

(George Bernard Shaw)

 

En muchos de nuestros países nos encontramos bajo una orden gubernamental de “Toque de Queda” o “Lockdown”. La orden ha sido que nos quedemos en casa, que hagamos nuestra parte, que evitemos salir de nuestros hogares por nuestro bien y el de todos. Y así lo hemos hecho una gran parte de la población. Pero sé que sin duda estamos ansiosos por regresar a nuestras vidas normales y salir a donde queramos sin ningún tipo de restricciones. Los resultados de este corto periodo de cuarentena ya son mundialmente notables. La naturaleza ha dado muestras de agradecimiento por detener nuestro afán en contaminar todo lo que esté a nuestro paso.

Pero en pocas semanas muy probablemente regresáramos al extrior y volveremos a convertirnos en ese poderoso virus humano, que ha intentado desde siempre acabar con el mundo en el que nos ha tocado vivir. Pronto volveremos a las calles a contaminar todo lo nos encontremos de frente. Y eso en realidad me aterra, y me ha llevado a meditar sobre que debo dejar para siempre en “Lockdown”  y nunca permitirle salir. He meditado sobre esas costumbres terribles que no solo dañan al planeta, sino que en muchas ocasiones son capaces de acabar con todo ser viviente.

Sobre eso que deberíamos mantener en cuarentena eternamente, y nunca dejarle volver a salir, sobre eso a lo cual no debemos volver a darle cabida en nuestras vidas y sobre esos conceptos preconcebidos que tanto daño han hecho a muchos, sobre todo eso es que hoy te quiero hablar. Así que,  si has llegado hasta aquí, te animo a continúes leyendo, para que no te pierdas de los detalles sobre qué y que no, dejar salir jamás.

Seguir leyendo «¡Que nunca termine su cuarentena! Mi»

Desarrollo Personal

AMAR, SE ESCRIBE EN LETRAS MAYUSCULAS

amar-al-projimo (1)

 

“El que ama, se hace humilde. Aquellos que aman, por decirlo de alguna manera, renuncian a una parte de su narcisismo.” (Sigmund Freud)

 

En la maravillosa obra “El Principito”, su personaje principal le deja saber constantemente a su amiguito que lo importante de la vida no es aquello vemos, sino lo que no podemos ver. Recientemente una de mis amadas primas me hizo llegar un video de Facundo Cabral realmente impresionante. En el mismo la entrevistadora le pregunta acerca de que es la verdad y que la mentira. Y en resumen Facundo le responde de esta forma;

 “la gente no creen en la verdad porque son incrédulos. Porque a todo le están buscando una explicación científica, y muy probablemente descubriremos cuando ocurrió con certeza el “Big Bang” pero difícilmente quien lo provoco. La gente no cree en que tenemos alma, porque posiblemente han analizado cientos de cadáveres y en ninguno se encontró rastros de algo que pareciera el alma de ese ser. Sobre este tema en una ocasión Pasteur dijo y cito; “entonces, cuando su madre muera, pártala en mil pedazos he intente encontrar una solo pedazo del amor que ella tuvo por usted.”

Tristemente nos hemos convertido en seres que solo creemos en aquello que podemos ver o probar su existencia científicamente. Hemos ido perdiendo poco a poco esa maravillosa capacidad de ver más allá de lo que nuestros ojos físicos puedan ver. Estamos dejando de creer en el amor, porque ya no decimos te amo mirándonos a los ojos. Hoy lo que está de moda es  enviarnos mensajes electrónicos por cualquier red existente. Hemos dejado que los adelantos tecnológicos, que son como dicen un querido amigo, “supremamente importantes”, hayan ido desplazando las buenas costumbres de demostración de amor que practicábamos en el pasado. Pero el amor, sigue siendo eso que no se ve, sino que se siente. Amar es besar con los ojos cerrados, porque para creer en tu amor, no necesito verlo, si cada célula de mi cuerpo experimenta esa increíble sensación de sentirme amado.

Y así, de la misma forma que hemos ido perdiendo nuestra fe en el amor, de esa misma forma hemos ido perdiéndole el sentido y el respeto por la vida. No respetamos la vida de otros porque simplemente no respetamos la nuestra. Y no respetamos la nuestra porque hemos permitido que entes externos determinen nuestras creencias y valores. Hemos hecho de las enseñanzas de otros nuestra base para construir nuestras vidas. Se nos ha olvidado por completo el derecho inalienable del libre albedrio. Porque hemos confundido la libertad con el libertinaje y hemos entendido que en realidad somos los dueños de la vida de otros.

Pero desde mi humilde perspectiva, hemos perdido la fe en el amor, porque le hemos cambiado drásticamente la definición al amor.  Sin rayar en ningún concepto dogmático y solo enfocado en el valor práctico de esta palabra, en el libro de la Biblia encontramos mi definición de amor;

“Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo.

Tener amor es sufrirlo todo, es tener un nivel de empatía que me haga no solo comprender el dolor y la necesidad de mi prójimo, sufrirlo todo es levantar nuestra voz cuando somos testigos de un acto de injusticia, discrimen, menosprecio, abandono y rechazo. Sufrirlo todo es ponerme en el lugar del otro, es sentir en mí ser el dolor, la tristeza, la desesperación, la agonía y la frustración de aquellos a quienes se les violan sus derechos.

Tener amor es creerlo todo, es tener la madurez de confiar en nuestras capacidades y en la sabiduría impartida por el universo a nuestras vidas. Creerlo todo nos llevara a reafirmar la cita de Krishnamurti cuando dijo; “La religió de todos los hombres debería ser creer en sí mismos.” Tener amor es confiar en que lo que soñamos llegara, aun cuando las circunstancias actuales demuestren lo contrario. Creerlo todo es tener absoluta fe en que veremos cumplidos nuestros sueños y metas.

 

“El amor es la más fuerte de las pasiones, porque ataca al mismo tiempo a la cabeza, al cuerpo y al corazón.” (Voltaire)

 

Amor también es esperar todo, es no desmayar ante el tiempo que sigue pasando y no vemos nuestros sueños o metas cumplirse. El que ama espera pacientemente, confiado y seguro de que aquello que aun arde en su corazón llegara. Esperar es desarrollar la madurez de entender que para cada cosa hay un tiempo perfecto. Esperar es entender que como dice Lilly Goodman, cuando pasamos por las pruebas y por el desierto al final entenderemos lo necesario del trayecto. El que ama espera porque sabe que una fruta no puede ser arrancada de su árbol hasta que no esté lista para regalar su impactante sabor. Cuando se ama se aprende a esperar hasta el momento preciso para dar el siguiente paso.

El que ama, por ese amor todo lo soporta, y no hablamos de soportar humillaciones, malos tratos, desprecios, maltrato físico o psicológico. El que ama soporta todas las situaciones difíciles que se puedan presentar. Porque la fidelidad no se prueba en la bonanza, igual que el oro, el amor verdadero se prueba bajo el fuego. Cuando se ama, se soporta la llegada de una enfermedad y nos mantenemos firmes al lado del otro. Cuando se ama se soporta el dolor, la tristeza, la desesperanza, y la inseguridad del otro. Soportar todo en el amor, nos habla de un real compromiso, no de salir huyendo al más mínimo indicio de que se acerca una tormenta. Quien ama se convierte en nuestro escudo, nuestra roca, nuestra torre fuerte, nuestro estandarte, nuestro defensor, nuestro dador y nuestro guardador.

Hoy es un buen día para volver amar, hoy es un buen día para decirle al oído a esa persona que amas, cuán grande en realidad es tu amor por ella o por él. Hoy es un buen día para decidir pasar un tiempo de calidad con tus padres si aún los tienes aún vivos. Y si así no fuera, seria aun una buena oportunidad para sentarnos a meditar en todo lo que recibimos de ellos y agradecer al universo por su amor y su misericordia. Hoy es un buen día para invitar a un buen amigo o amiga a disfrutar de un buen almuerzo o una linda cena. Hoy es un buen día para comenzar a amarte más a ti, para quererte y respetarte. Hoy es un buen día para detener cualquier relación que no encaje con la definición de amar.

Hoy quiero aprovechar esta oportunidad para decirte gracias, a ti mi buen lector, por tu cariño, respeto, apoyo y amor por lo que escribo. Mientras me quede un soplo de vida, seguiré amando esta vida de forma intensa.  Continuare amando a mi alma gemela, respetándole y apoyándole en toda jornada que quiera emprender. Mientras quede amor en mi yo seguiré compartiendo de todo lo bueno que se anide en mi corazón.